Get Adobe Flash player

 

 

 

 


 

Metodología de una Auditoría Operativa -Cuatro pasos a seguir-

“Metodología de una Auditoría Operativa”.
No existe aún una metodología específica que aplique un auditor operativo en la realización de su labor. El auditor operativo utilizara su criterio de acuerdo a su experiencia como tal. Y este es quizás el mayor desafío de una auditoría operativa: su exitosa planificación, desarrollo, conclusión y retroalimentación. Es importante que el auditor operativo tenga la suficiente idoneidad y experiencia, para poder conducir la auditoría con grandes posibilidades de obtener resultados satisfactorios. El auditor operativo tiene que tener la capacidad de innovar y proponer lo que ningún otro miembro de la organización pudiera proponer; es decir, siempre debe agregar valor con su intervención (es su razón de ser). De no ser así, el éxito del trabajo será dudoso.


Básicamente, se aplican cuatro pasos en una auditoría operativa:
a) Familiarización: Los auditores deben conocer cuáles son los objetivos de la actividad a auditar, cómo van a lograrse y cómo van a determinarse (o medirse) los resultados.
b) Verificación: Requiere que los auditores examinen en detalle una muestra de transacciones, seleccionada por muestreo estadístico o simplemente intuitivo (basado en la experiencia o grado de conocimiento del auditor). El tamaño de la muestra dependerá de su propio criterio basado en el grado de confianza que sea necesario, a fin que represente razonablemente la población de la cual se seleccionó. Al realizar la verificación, los auditores usualmente están interesados en tres temas: calidad, período correcto y costo.
c) Evaluaciones y recomendaciones: Las recomendaciones deben hacerse solamente cuando el auditor está totalmente seguro de las conclusiones a las que ha llegado, como resultado de su examen.
d) Informar de los resultados a la Dirección: El informe del auditor operativo debe contener la conclusión del examen. Los auditores proporcionan un mejor servicio a la gerencia y mantienen mejores relaciones cuando comentan los hechos que han encontrado. Cualquier informe formal que le muestre a la gerencia que todas las deficiencias se corrigieron antes de que se emitiese, encontrará una aceptación amistosa tanto por parte de la dirección general como de la operativa. Asimismo, generará nuevos pedidos de trabajos de auditoría operativa, incrementando el prestigio del auditor y del órgano de control al cual pertenece”.
 

FacebookTwitter